PESCADORES DE HOMBRES

«Después que Juan fue arrestado, Jesús se dirigió a Galilea. Allí proclamaba la Buena Noticia de Dios, diciendo: «El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia».

Mientras iba por la orilla del mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que echaban las redes en el agua, porque eran pescadores. Jesús les dijo: «Síganme, y yo los haré pescadores de hombres». Inmediatamente, ellos dejaron sus redes y lo siguieron.

Y avanzando un poco, vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban también en su barca arreglando las redes. En seguida los llamó, y ellos, dejando en la barca a su padre Zebedeo con los jornaleros, lo siguieron» (Mc 1,14-20).





Durante su actividad en Galilea comenzó a reunir­se en torno a Jesús un grupo de discípulos entre los que eligió, más tarde, a «doce para que estuvieran siempre con él» (Mc 3,14). No se trataba de una manera nueva o desconocida de proceder, ya que no sólo el Bautista había reu­nido su propio círculo de discípulos, sino que también los maestros de la Ley tenían a su alrededor un grupo de alumnos que los seguían para vivir con ellos.

Sin embargo hay una importante diferencia entre el modo de vinculación de los demás maestros de la Ley y sus respectivos alum­nos, por un lado, y entre Jesús y sus discípulos, por otro. Especialmente porque la ini­ciativa de llegar hasta cualquier rabí partía de los propios discípulos, que se sentían atraí­dos por la autoridad erudita de ese maestro que ellos mismos elegían:

 «Rabán Gama­liel decía: consíguete un maestro, aléjate de la duda» (Mishná, Abot I,16).

 Más tarde ellos podían cambiar libremente de maestro. Pero, en el caso de Jesús, era él quien convocaba per­sonalmente a cada uno de sus seguidores con su autori­dad carismática. Esto sucedía así porque Jesús reunía a sus discípulos como profeta y no como simple rabí.

Esto se puede advertir en los relatos de vocación de los primeros discípulos, que encontramos en el Evangelio. Los elementos estructurales se asemejan notablemente a los del llamado dirigido por el profeta Elías a Eliseo:

 «Elías partió de allí y encontró a Eliseo, hijo de Safat, que estaba arando con doce yuntas delante de él, y él estaba con la duodécima. Elías fue a donde él estaba y le echó su manto encima. Inmediatamente dejó él los bueyes, corrió tras Elías y dijo: Permíte­me besar a mi padre y a mi madre, entonces te se­guiré. Y él dijo: Vé, vuélvete. ¿Qué te he hecho yo? … Después se levantó y fue tras Elías y le servía» (1 Re 19,19-21).

En ambos casos parecía ser el primer encuentro entre el que llamaba y los que eran llamados; tam­bién la tarea cotidiana era el ámbito en el que eran llamados los discípulos de ambos profetas, y la respuesta era siempre inmediata; la despedida de los padres era también una nota común.

La imagen de la pesca define un nuevo modo de vida, que parte de lo que ellos ya hacen. La vocación supone así CONTINUIDAD y RUPTURA a la vez. Pero también expresa la novedad del Evangelio. Porque la pesca aparecía en los oráculos de los profetas como imagen de la acción de Dios para castigar a los injustos. Nadie se puede escapar de sus anzuelos y redes:

«Yo voy a enviar numerosos pescadores -oráculo del Señor- y ellos los pescarán; después de esto, enviaré numerosos cazadores que los cazarán por todas las montañas y colinas, y hasta en las hendiduras de las rocas. Porque yo tengo los ojos fijos sobre todos sus caminos; ellos no se me ocultan, y su iniquidad no puede esconderse a mis ojos» (Jer 6,16-17).

«Así habla el Señor: Aquí estoy contra ti, Faraón, rey de Egipto, enorme dragón recostado en el cauce de sus Nilos, que dices: «El Nilo me pertenece, yo mismo me lo hice». Yo te pondré garfios en las mandíbulas, pegaré a tus escamas los peces de tus Nilos y te sacaré fuera de sus corrientes, con todos los peces de tus Nilos pegados a tus escamas. Te arrojaré en el desierto, a ti y a todos los peces de tus Nilos; quedarás tendido en pleno campo y no serás recogido ni enterrado. Te daré como pasto a las bestias de la tierra y a los pájaros del cielo» (Ez 29,3-5).

 

Sin embargo la imagen de la pesca tenía un sentido positivo en los oráculos post-exílicos sobre la renovación que Dios realizaría en orden a la santificación de su pueblo.

Según Ezequiel, del costado del Templo Dios haría surgir un torrente de agua purificadora y vivificadora, capaz de transformar la salobridad del Mar Muerto:

«Hasta donde llegue el torrente, tendrán vida todos los seres vivientes que se mueven por el suelo y habrá peces en abundancia. Porque cuando esta agua llegue hasta el Mar, sus aguas quedarán saneadas, y habrá vida en todas parte adonde llegue el torrente.

Los pescadores se apostarán a su orilla: desde Engadí hasta En Eglaim habrá lugares para tender las redes. Allí habrá tantas clases de peces como en el Mar Grande, y serán muy numerosos» (Ez 47,9-10).

Los enviados de Jesús deberán realizar la misma tarea de búsqueda, revolviendo mares, pero para que los hombres sean encontrados por la misericordia de Dios.

Jesús elige a los doce

«Después subió a la montaña y llamó a su lado a los que quiso. Ellos fueron hacia él, y Jesús instituyó a doce para que estuvieran con él, y para enviarlos a predicar con el poder de expulsar a los demonios.

Así instituyó a los Doce: Simón, al que puso el sobrenombre de Pedro; Santiago, hijo de Zebedeo, y Juan, hermano de Santiago, a los que dio el nombre de Boanerges, es decir, hijos del trueno; luego, Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago, hijo de Alfeo, Tadeo, Simón, el Cananeo, y Judas Iscariote, el mismo que lo entregó» (Mc 3,13-19).

Los textos proféticos y otros escritos sapienciales o apocalípticos con frecuencia expresan la esperanza de la reunión futura de las tribus de Israel dispersas. Desde ese contexto se comprende la institución del grupo de los Doce. La restauración de todo Israel constituye el objeto de la misión de Jesús. Y la elección de Doce discípulos es un gesto profético que simboliza tal misión.

Como los gestos de otros profetas, además de estar cargado de significado también está dotado de poder realizador. Lo que los profetas expresaban se ponía en marcha en la historia apenas ejecutado el gesto. De este modo la sola elección de los Doce ponía en marcha la realización de aquella reunión de las tribus, antes que ellos comenzaran a predicar siguiendo el mandato de Jesús.

Hoy también cada discípulo llamado por Jesús debe tomar conciencia de ser un agente en la realización del Reinado de Dios en la historia. No sólo con su acción apostólica, o con su testimonio de vida; también a través de su acogida del mensaje evangélico por la fe está haciendo posible la presencia transformadora de Dios en el mundo.

El Secreto mesiánico

«Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del mar, y lo siguió mucha gente de Galilea. Al enterarse de lo que hacía, también fue a su encuentro una gran multitud de Judea, de Jerusalén, de Idumea, de la Transjordania y de la región de Tiro y Sidón.

Entonces mandó a sus discípulos que le prepararan una barca, para que la muchedumbre no lo apretujara. Porque, como curaba a muchos, todos los que padecían algún mal se arrojaban sobre él para tocarlo. Y los espíritus impuros, apenas lo veían, se tiraban a sus pies, gritando: «¡Tú eres el Hijo de Dios!».

Pero Jesús les ordenaba terminantemente que no lo pusieran de manifiesto» (Mc 3,7-12).

 

La multitud que busca a Jesús recurre a él a causa de su fama como obrador de milagros. Esa misma gente es la que contribuye a que la fama de Jesús crezca aún más:

«Jesús les mandó que a nadie se lo contaran. Pero cuanto más se lo prohibía, tanto más ellos lo publicaban» (Mc 7,36).

Este amplio radio de transmisión fuera del grupo de los discípulos (Judea, Idumea, la Transjordania y la región de Tiro y Sidón), probablemente se habría interesado por los aspectos más sensacionales de la actividad de Jesús, y habría desatendido los puntos centrales del mensaje del Evangelio, a los que estaban ligados los milagros, como la vinculación entre sanación y conversión.

El Evangelio de Marcos habría integrado algunos relatos de divulgación popular, que reflejaban la creencia general en los milagros. Pero a la vez muestra a un Jesús que se opone a tal tipo de divulgación.

  • El «secreto mesiánico» de Jesús buscaría corregir una imagen suya que fascinaba, no sólo a la multitud del pueblo, sino también a muchos en la comunidad de los discípulos.
  • Marcos integra estas tradiciones populares en su Evangelio, pero combina dichos relatos con la decisión de seguir a Jesús, que incluye la pasión. Sólo así los milagros alcanzan su pleno significado y la curación llega a ser verdadera salvación para el hombre.

En sábado SÍ está permitido hacer el bien

«Jesús entró nuevamente en una sinagoga, y había allí un hombre que tenía una mano paralizada. Los fariseos observaban atentamente a Jesús para ver si lo curaba en sábado, con el fin de acusarlo.

Jesús dijo al hombre de la mano paralizada: «Ven y colócate aquí delante».

Y les dijo: «¿Está permitido en sábado hacer el bien o el mal, salvar una vida o perderla?». Pero ellos callaron.

Entonces, dirigiendo sobre ellos una mirada llena de indignación y apenado por la dureza de sus corazones, dijo al hombre: «Extiende tu mano». El la extendió y su mano quedó curada.

Los fariseos salieron y se confabularon con los herodianos para buscar la forma de acabar con él» (Mc 3,1-6).

 

Entre los maestros de la Ley eran frecuentes las discusiones acerca de la interpretación de los mandamientos, porque siempre los preceptos tienen una formulación general que hay que aplicar en lo concreto de cada situación. De ahí que en algunas circunstancias puedan surgir dificultades para cumplir dos preceptos con sus respectivas exigencias. ¿Cuál es la voluntad de Dios, observar el descanso sabático que prescribe la Ley o atender la salud y la vida de las personas, que también es una exigencia de la Ley?

Así se hace necesario establecer una jerarquía de obediencia, donde se privilegia el cumplimiento del precepto que se considera más importante. En el caso del precepto del descanso sabático los maestros de la Ley aceptaban como excepción aquellas situaciones en que peligraba la propia vida o en las que se seguiría la muerte de alguna persona si no se le prestaba ayuda:

«si una persona siente dolores en la garganta, se le puede dar una medicina por vía bucal en día de sábado, ya que hay peligro de vida y todo peligro de vida desplaza el sábado» (Mishná Yomá VIII,6).

Esta interpretación prudente de la Ley se fundaba en un principio, que es muy semejante al que invoca Jesús.

El criterio de la vida hombre como realidad sagrada que debe custodiarse es lo que permite ordenar la prioridad del cumplimiento. Jesús no declara la abolición de los preceptos rituales, pero los subordina a los preceptos de carácter ético, como la misericordia y el amor al prójimo. En este sentido Jesús se situó dentro de la tradición profética:

«Porque yo quiero amor, no sacrificio, conocimiento de Dios, más que holocaustos» (Os 6,6).

Jesús es buscado para que siga curando

«Cuando salió de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron de inmediato. El se acercó, la tomó de la mano y la hizo levantar. Entonces ella no tuvo más fiebre y se puso a servirlos.

Al atardecer, después de ponerse el sol, le llevaron a todos los enfermos y endemoniados, y la ciudad entera se reunió delante de la puerta. Jesús curó a muchos enfermos, que sufrían de diversos males, y expulsó a muchos demonios; pero a estos no los dejaba hablar, porque sabían quién era él.

Por la mañana, antes que amaneciera, Jesús se levantó, salió y fue a un lugar desierto; allí estuvo orando. Simón salió a buscarlo con sus compañeros, y cuando lo encontraron, le dijeron: «Todos te andan buscando».

El les respondió: «Vayamos a otra parte, a predicar también en las poblaciones vecinas, porque para eso he salido».

Y fue predicando en las sinagogas de toda la Galilea y expulsando demonios» (Mc 1,29-39).

Buscando la clave de la misión

En el relato anterior del Evangelio, después de convocar a los primeros seguidores, Jesús realizó su primer prodigio. Allí los testigos del exorcismo se maravillaron por su «doctrina NUEVA» y porque tenía AUTORIDAD, incluso sobre los espíritus impuros, que lo obedecen (Mc 1,27).

Ahora una curación en un domicilio contribuye a que su fama se extienda rápidamente por todas partes, en toda la región de Galilea (Mc 1,28).

Esta actividad sanadora de Jesús superará, en la tradición evangélica, a la de exorcista (15 curaciones frente a 6 expulsiones de demonios).

Sin embargo el Evangelista quiere destacar ante todo la opción de Jesús por la PREDICACIÓN.

Libres para servir

A la escena acontecida en la SINAGOGA (espacio público) sucede otra que tiene lugar en una CASA (espacio privado).

Si bien la anterior trataba de un EXORCISMO y ahora de una CURACIÓN, en ambos casos se da una situación de POSESIÓN, de la cual Jesús libera:

en la SINAGOGA
en la CASA
«El espíritu impuro lo sacudió violentamente, y dando un alarido, salió de ese hombre» (Mc 1,26) «Se acercó y, tomándola de la mano, la levantó. La fiebre la dejó» (Mc 1,31)
Pero en esta escena se inicia también un modo de relación con Jesús que se destaca a lo largo de todo el Evangelio, y que señala el sentido de toda transformación personal. La suegra de Pedro será modelo para otras mujeres:

En el Calvario «había también unas mujeres mirando desde lejos, entre ellas, María Magdalena, María la madre de Santiago el menor y de Joset, y Salomé, que le seguían y le SERVÍAN cuando estaba en Galilea» (Mc 15,40-41).

Anticipando una clave

El sumario resume la actividad que Jesús ha realizado el sábado (Mc 1,21) hasta que este concluyó. Además de ser una síntesis señala también una conclusión que permite iniciar algo nuevo en la narración.

La nueva insistencia en el SILENCIO impuesto por Jesús vuelve a dirigir la atención del lector a un punto distinto de la misión de Jesús. Las menciones de tiempo parecen ser un indicio de orientación hacia la historia de la Pasión (constante en Marcos), que el redactor quiere ofrecer:

Final del Primer sábado
Final del Último sábado
Al atardecer, a la puesta del sol (1,32). Y ya al atardecer, como era la Preparación [de la Pascua] (15,42)
De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se LEVANTÓ [anastas] (1,35) Jesús RESUCITÓ [anastas] en la madrugada, el primer día de la semana (16,9).
«Todos te buscan» (1,37). «Buscáis a Jesús de Nazaret, el Crucificado; ha resucitado, no está aquí» (16,6).
El Evangelista quiere orientar desde el comienzo la búsqueda que el creyente hace de Jesús.

Otra anticipación puede ser la actitud de Pedro (y los demás discípulos), caracterizados por tener la «mente embotada» (Mc 6,52; 8,17) y por no comprender «los pensamientos de Dios» (8,33).

Antes de comenzar a predicar
Iniciado su ministerio
el Espíritu le empuja al desierto (1,12). fue a un lugar desierto y allí se puso a hacer oración (1,35)
siendo tentado por Satanás (1,13) reprendió a Pedro, diciéndole: «¡Quítate de mi vista, Satanás! porque tus pensamientos no son los de Dios» (8,33).
Marcos no describió el contenido de la tentación de Satanás. Mateo y Lucas relataron, en cambio, que el tentador pidió a Jesús que demuestre que es Hijo de Dios, sugiriéndole OTRAS ALTERNATIVAS para su misión mesiánica:

TENER
OSTENTACION
PODER
Pero Marcos describe la tentación de Pedro como «pensamientos de los hombres» (8,33).

Y muestra cómo Pedro interrumpe la oración de Jesús para presentar las expectativas de «todos los que lo andan buscando» (1,37).

Enviado para predicar

La actividad de Jesús no se agota en el ministerio de curación, ni tampoco su identidad de Hijo se explica exclusivamente por el poder de hacer milagros. La RELACIÓN con Dios mantenida en su diálogo secreto y sin testigos es lo constitutivo de su condición de Hijo.

Igualmente destaca como dimensión más importante de su misión el PREDICAR. Es el principal motivo de su envío. Porque lo primero que Marcos relató de la actividad de Jesús es que proclamaba la Buena Noticia de Dios, diciendo:

«El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia» (Mc 1,14-15).

La fe que propone el Evangelio es una confianza en Dios, que siempre tiene que estar precedida por un compromiso firme de cambiar la propia vida.

Más allá de la búsqueda motivada por las propias necesidades, Marcos nos muestra a un Jesús atento a cumplir su misión profética como anunciador del Reinado de Dios. Los que acepten verdaderamente este anuncio serán los que sean capaces de seguir a Jesús de una manera incondicional; también en su silencio y soledad

San Esteban Protomartir

Los que, siguiendo a Jesús, han comenzado a transformar su vida, son enviados a los que aún no han escuchado el llamado a acoger la presencia del Reino. Encontrarán seguramente mucha resistencia porque aquellos no siempre estarán dispuestos a cambiar su vida. El discurso apostólico evoca una máxima sapiencial:

«¿Qué tienen de común el lobo y el cordero? Así pasa con el pecador y el hombre bueno» (Eclo 13,17).

Y los seguidores de Jesús deben recordar también el anuncio del profeta:

«El hijo denigra al padre, la hija se alza contra su madre, la nuera contra su suegra, y cada uno tiene como enemigos a los de su casa» (Miq 7,6).

De hecho, unos pocos años antes que se escribiera el Evangelio de Mateo, todo eso se había visto con lamentable frecuencia durante la guerra que terminó con la destrucción de Jerusalén:

«Entre los que incitaban a la guerra y los que reclamaban la paz, se produjo un duro enfrentamiento. La pelea arreció primero en las familias, entre personas que habían vivido en armonía; luego los mejores amigos se lanzaron unos contra otros» (Josefo, Guerra IV,132).

La tradición posterior interpretaría el momento de la llegada de la redención como un tiempo de enfrentamiento aún entre las personas más cercanas, según las palabras de Miqueas 7,6:

«En esa situación, ¿en quién se puede confiar? Solamente en nuestro Padre del Cielo» (Talmud Sanhedrín 97).

Por la misma época ya era conocido el desenlace de las vidas de los apóstoles. Se sabía que el TESTIMONIO (martyrion) tenía un costo alto. Pero los apóstoles deben confiar en la asistencia de Dios, que no dejó solos a enviados tan inseguros como Moisés y Jeremías:

«YHWH respondió a Moisés: «¿Quién dio al hombre una boca? ¿Y quién hace al hombre mudo o sordo, capaz de ver o ciego? ¿No soy yo, el Señor? Ahora ve: yo te asistiré siempre que hables y te indicaré lo que debes decir» (Ex 4,11-12).

Jeremías dijo: «¡Ah, Señor! Mira que no sé hablar, porque soy demasiado joven».

YHWH le dijo: «No digas: «Soy demasiado joven», porque tú irás adonde yo te envíe y dirás todo lo que yo te ordene. No temas delante de ellos, porque yo estoy contigo para librarte -oráculo del Señor -»

YHWH extendió su mano, tocó mi boca y me dijo: «Yo pongo mis palabras en tu boca» (Jer 1,6-9).

Dichosa tú por haber Creído

«En aquellos días, María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel.

Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: «¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor».

María dijo entonces: «Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi salvador, porque el miró con bondad la pequeñez de tu servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, porque el Todopoderoso he hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo!

Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen.

Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón.

Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes.

Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías.

Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre».

María permaneció con Isabel unos tres meses y luego regresó a su casa» (Lc 1,39-56).



Cuando Isabel recibe el saludo de María, el movimiento de su hijo, Juan el Bautista, es un salto de alegría, un estremecimiento de felicidad (cf. Lc 6,23), mientras que su madre es colmada por el Espíritu Santo y se hace profetisa. La primera voz humana en profetizar en el Nuevo Testamento es una voz de mujer, al igual que las mujeres serán las primeras mensajeras de la resurrección.

La visitación es la escena del contagio del gozo y del don del Espíritu Santo. Apenas ha recibido el mensaje del ángel, María se apresura a visitar a su pariente y vivir con ella una efusión inaugural del Espíritu profético. Su marcha es también una respuesta de su fe a la gracia.

La palabra profética de Isabel es en primer lugar una bendición. Entre todas las mujeres, María es objeto de una bendición especial, la que hace de ella la Madre del Mesías, el Bendito por excelencia. Isabel hace también un acto de fe, porque ve ya en la madre de Jesús la madre de su Señor. Parece reconocer en ella una presencia divina que está portando. Sus palabras recuerdan las de David al recibir el Arca de la Alianza en su casa:

«¿Cómo va a entrar en mi casa el Arca del Señor?» (2 Sam 6,9).

Isabel pronuncia después la primera bienaventuranza, la de la fe: María es bienaventurada porque ha creído que iba a ser la madre del Mesías. Así lo confirmará Jesús durante su ministerio. María no es proclamada feliz por haber llevado a Jesús en su seno o por haberlo amamantado, sino más bien por «escuchar la Palabra de Dios y practicarla» (Lc 11,28).

María, por su parte, proclama en un cántico su lugar en la historia: como humilde sierva del Señor, el Todopoderoso ha hecho grandes cosas en ella. Por eso ella proclama que todas las generaciones la llamarán bienaventurada, por haber creído en las promesas hechas por Dios a su pueblo. Siguiendo la tradición bíblica, proclama que Dios visita a los humildes, los pobres y los hambrientos, para llevar a cumplimiento, en ellos y por medio de ellos, las promesas de los profetas.

Allí se fundamenta la alabanza a Dios que la Iglesia de todos los tiempos ha invitado a cantar cada tarde por el don recibido por María. Ésa es también la razón por la cual tantas personas han buscado en ella consuelo, reconociendo en ella un rostro de maternal ternura y compasión.

MARIA: La que ha Creído

«En el sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María.

El Angel entró en su casa y la saludó, diciendo: «¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo».

Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo. Pero el Angel le dijo: «No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin».

María dijo al Angel: «¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?».

El Angel le respondió: «El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios».

María dijo entonces: «Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho». Y el Angel se alejó» (Lc 1,26-38).

Actualizando los textos del pasado

Los relatos de la infancia son textos que surgieron en una fase muy desarrollada de la tradición evangélica. Están ausentes en Marcos y en Juan, que presenta en su lugar un Prólogo sobre la Palabra hecha carne (1,1-18).

En Mateo y en Lucas los relatos del nacimiento desempeñarían las funciones de prólogo, para definir desde el comienzo la identidad de Jesús como Hijo de Dios.

Hay diferencias notables entre los relatos de la infancia de Mateo y los de Lucas. Los relatos de Mateo no dicen nada de Juan Bautista, ni de la venida de los pastores a Belén, de la presentación de Jesús en el Templo o de su visita a Jerusalén a los doce años.

Además, en Mateo José recibe la comunicación celestial sobre la concepción virginal de María, mientras que en Lucas es María la que recibe el anuncio.

Estos relatos responden más a una motivación TEOLÓGICA que a un interés documental. Se estaría utilizando en ellos un recurso semejante al que encontramos en la literatura judía, llamado MIDRASH, a través del cual se intenta hacer comprensible un texto bíblico del pasado, teniendo en cuenta las circunstancias presentes de los lectores.

El Precursor y el Esperado

Los relatos de la infancia de Lucas están estructurados principalmente mediante el paralelismo entre Juan y Jesús, para destacar la superioridad de aquel a quien el Bautista precedió:

JUAN JESUS
Nace prodigiosamente de padres ancianos (y madre estéril) Nace más prodigiosamente aún de una JOVEN madre virgen, sin intervención de varón.
El Angel le dijo: «No temas, Zacarías; tu súplica ha sido escuchada. Isabel, tu esposa, te dará un hijo al que llamarás Juan. El será para ti un motivo de gozo y de alegría, y muchos se alegrarán de su nacimiento, porque será grande a los ojos del Señor». (Lc 1,13-15) El Angel le dijo: «No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin» (Lc 1,30-33).
[Cuando se circuncidó a Juan] Zacarías recuperó el habla y comenzó a alabar a Dios. Este acontecimiento produjo una gran impresión entre la gente de los alrededores, y se lo comentaba en toda la región montañosa de Judea (Lc 1,64-65). [Cuando nació Jesús] apareció de pronto una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: «¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra, paz a los hombres amados por él» (Lc 2,13-14).
Síntesis de las ANTIGUAS promesas Inicio del mundo NUEVO esperado

El ángel Gabriel fue enviado por Dios

Lucas sigue un patrón pre-establecido en los relatos bíblicos de Anunciación, que destacan antes del nacimiento la misión que desempeñarán los elegidos de Dios:

  • ISMAEL: Gn 16,7-12
  • ISAAC: Gn 17-18
  • SANSON: Jue 13,3-20
  1. Situación de los personajes, señalando al mismo tiempo una dificultad (esterilidad de Isabel, virginidad de María).
  2. Aparición del ángel del Señor.
  3. Miedo-asombro producido por la aparición y que generalmente se expresa con la fórmula “no temas” (Lc 1,13 y 30).
  4. Anuncio de la llegada, mención del nombre y de la misión, que muchas veces empieza con la expresión técnica “He aquí “(Lc 1,20.31).
  5. Pregunta que plantea la dificultad (Lc 1,18.34).
  6. El mensajero da una señal que apoya y garantiza la anunciación (Lc 1,19-20 y 35-36).
  7. ejecución del signo y realización del anuncio.

La identidad mesiánica de Jesús

El núcleo de la Anunciación está en la declaración de la identidad de Jesús, Mesías prometido por Dios a la casa real de David.

El anuncio del Ángel guarda correspondencia con la profecía de Natán, que promete la asistencia divina y relaciones paterno-filiales para los reyes descendientes de David:

2 Sam 7,9-16 Lc 1,32-33
«voy a hacerte un nombre grande…yo afianzaré para siempre su trono real…Seré un Padre para él, y él será para mí un hijo…

Tu casa y tu reino durarán eternamente delante de mí, y su trono será estable para siempre»

«él será grande y será llamado Hijo del AltísimoEl Señor Dios le dará el trono de David, su padre,  reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin».

Con el final de la monarquía se comenzó a esperar el cumplimiento de esa promesa en un rey ideal que Dios suscitaría en el tiempo de la redención definitiva.

El Espíritu Santo vivificador

A diferencia de los otros anuncios de nacimientos prodigiosos en la Biblia, el de Jesús tiene su propia peculiaridad: no interviene ningún ser humano como padre.

El anuncio no es fácil y María intenta comprender. Su pregunta hace repetir el mensaje del ángel. En un nuevo, y solemne anuncio, Gabriel revela que este niño será el Hijo de Dios.

El Espíritu Santo ejercerá en María su papel creador y vivificante, el que tenía desde el origen del mundo (Gn 1,2).

También es un eco de la proclamación pascual de los primeros misioneros cristianos:

«Jesucristo Señor nuestro
nacido del linaje de Davids según la carne, constituido Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad
por su resurrección de entre los muertos» (Rom 1,3-4)

La esclava del Señor

Habiendo creído en la palabra del ángel que la concernía, María puede creerlo también cuando éste le anuncia todo lo que Dios ha realizado en su prima. La alusión a Isabel muestra que nada es imposible para Dios. Es suficiente creer en la promesa para que Dios suscite la vida.

María es bienaventurada porque ha creído que iba a ser la madre del Mesías. Así lo confirmará Jesús durante su ministerio. María no es proclamada feliz por haber llevado a Jesús en su seno o por haberlo amamantado, sino más bien por «escuchar la Palabra de Dios y practicarla»  (Lc 11,28).

Al llamarse la esclava del Señor, María que no es tal por status social, expresa su disponibilidad al Señor, de modo libre y responsable. Se pone al servicio del que tomará la condición de Siervo (Fil 2,7).

Demos gracias al Señor por el ejemplo de María. Pidamos que nuestra existencia se configure, como la suya, en el amor gratuito de Dios y en la aceptación de sus planes y proyectos.

Acojamos la gracia de Dios sobre nuestra vida. Alegrémonos con María. Que la experiencia de la gracia nos lleve al compromiso para hacer presente en el mundo el proyecto de Dios.

Y Sobreabundó la Gracia: Inmaculada Concepción

«En el sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María.

El Angel entró en su casa y la saludó, diciendo: «¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo».

Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo. Pero el Angel le dijo: «No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin».

María dijo al Angel: «¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?».

El Angel le respondió: «El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios».

María dijo entonces: «Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho». Y el Angel se alejó» (Lc 1,26-38).

Un estado de fragilidad moral caracteriza a la condición humana. Se manifiesta como una tendencia que nos empuja a comportarnos de un modo egoísta; con una ambición desmedida que no nos deja ver nuestros propios límites ni las necesidades de otras personas; que nos hace caer fácilmente en el desprecio de nuestros semejantes, y a sentirnos tan superiores a ellos, que nos envuelve en la fantasía de ser omnipotentes; es decir, de ser como Dios mismo… Es la realidad que la teología llama pecado presente desde los orígenes.

Esta realidad que nos afecta a todos se verifica en el hecho de que cueste mucho cultivar las virtudes y que realizar actos buenos nos reclame tanto esfuerzo. Y que por el contrario, no se necesite ninguna dedicación para llenarse de vicios. Simplemente hay que dejarse estar. Y cuando se generaliza la falta de esfuerzo para hacer el bien la situación resultante es la que el libro del Génesis refiere cuando dice que la tierra se llenó de violencias (Gn 6,11). La misma situación que los medios informativos nos describen todos los días.

El pecado tiene siempre un verdadero carácter estructural, que se consolida con el obrar de cada persona. No deberíamos minimizar la pequeña maldad o egoísmo que se da en cada acto personal, simplemente porque medimos que no llega a ser un pecado mortal para nosotros. Sigue siendo nocivo para todos, en la medida en que contribuye, aunque imperceptiblemente, al afianzamiento del “pecado del mundo”, a la extensión de esa corrupción de la que a veces tanto se habla, que no es un mal reciente, sino tan antiguo como el hombre.

Pero el apóstol Pablo extiende ante la situación sombría de la humanidad un horizonte de esperanza. El bien también se propaga. Su influencia es eficaz, aunque no tan llamativa como la del mal. Y la respuesta generosa al don de Dios puede revertir el distanciamiento de la humanidad respecto a la voluntad divina:

“no sucede con el don como con las consecuencias del pecado de uno solo; porque la sentencia, partiendo de uno solo, lleva a la condenación, mas la obra de la gracia, partiendo de muchos delitos, se resuelve en justificación” (Rom 5,16).

La gracia que Dios nos otorga permite revertir la triste historia de injusticia y violencia de la humanidad. Reflexionar en la obra de nuestra Redención tendría que llevarnos a valorar el alcance que pueden tener nuestras buenas acciones. ¿Qué pueden lograr mis modestos actos? ¿Voy a cambiar yo a la humanidad? Así como innumerables malas acciones contribuyen a la consolidación del pecado del mundo, así también cada pequeña buena obra, vivificada por la inspiración y el poder divino, en virtud de una misteriosa solidaridad, hace crecer el Reino de justicia y de paz, iniciado por Dios en nuestro mundo. Jesús lo ha realizado en su vida y en su muerte, y ha abierto para todos nosotros un camino de retorno a Dios.

Esta solidaridad hoy la celebramos en María, la madre de Jesús, aquella de quien el Evangelio afirma que halló gracia delante de Dios (Lc 1,30). Ella nos recuerda que el Poderoso hace maravillas (1,49) y que «toda palabra que viene de Dios nunca deja de ser eficaz» (1,37). En María, la que ha sido «agraciada» por Dios (1,28) nos volvemos a encontrar con la presencia del Dios que no abandonó a los hombres al poder del pecado, sino que tiende siempre su mano a aquellos que con fe abren su corazón, para que se haga la voluntad del que nos ha llamado a la vida y a la felicidad.

Como ella queremos decir un “sí” total a la Palabra que Dios nos dirige. La celebración de hoy nos muestra la primacía de la gracia sobre cualquier iniciativa humana si queremos que se hagan realidad los cielos nuevos y la tierra nueva, que tenemos prometidos, donde habitará la justicia (2 Pe 3,13). Que María nos ayude con su intercesión.

Primer Domingo de Adviento: Estén prevenidos

Jesús dijo a sus discípulos: «Tengan cuidado y estén prevenidos porque no saben cuándo llegará el momento. Será como un hombre que se va de viaje, deja su casa al cuidado de sus servidores, asigna a cada uno su tarea, y recomienda al portero que permanezca en vela.

Estén prevenidos, entonces, porque no saben cuándo llegará el dueño de casa, si al atardecer, a medianoche, al canto del gallo o por la mañana.

No sea que llegue de improviso y los encuentre dormidos. Y esto que les digo a ustedes, lo digo a todos: “¡Estén prevenidos!”» (Mc 13,33-37).

Todo el capítulo 13 de Marcos forma una unidad literaria que se ha llamado el APOCALIPSIS Sinóptico. Como ocurre con los demás textos de este género, se preocupa por el FINAL de la historia, pero contemplada desde la certeza de la justicia de Dios. Ésta pondrá fin al poder tiránico de los reinos mundanos, y establecerá definitivamente el Reinado de Dios, transformando el presente de sufrimiento de los justos.

Por eso la pregunta por la fecha del retorno de Jesús y por las señales de su llegada (Mc 13,4) se comprende a partir de esa esperanza fundamental de los primeros creyentes, que anhelan la redención.

Jesús advierte que, como sucede en todo nacimiento, el surgimiento de toda nueva vida es precedido por un intenso sufrimiento que marca apenas «el comienzo de los dolores del parto» (Mc 13,8).

El comienzo de los dolores del parto

Entonces Jesús comenzó a decirles: «Tengan cuidado de que no los engañen, porque muchos se presentarán en mi Nombre, diciendo: “Soy yo”, y engañarán a mucha gente. No se alarmen cuando oigan hablar de guerras y de rumores de guerras: es necesario que esto ocurra, pero todavía no será el fin. Se levantará nación contra nación y reino contra reino. En muchas partes, habrá terremotos y hambre. Este será el comienzo de los dolores del parto» (Mc 13,5-8).

La ansiedad no debe llevar a estar pendientes de FALSAS ALARMAS. Conflictos bélicos y catástrofes naturales han ocurrido desde el comienzo de la humanidad, y siempre han sido evocados por predicadores fanáticos. Jesús advierte que no son señales decisivas. En cambio llama la atención sobre sufrimientos que afectan particularmente a los creyentes:

PERSECUCIÓN y JUICIO (Mc 13,9);
ENFRENTAMIENTOS FAMILIARES (13,12-13).
PROFANACION de lo SAGRADO (13,14).
Aparición de FALSOS MESÍAS (13,22).
Es posible que la advertencia sobre los falsos mesías se formulara bajo la impresión de la «campaña propagandística» en favor del nuevo emperador triunfante, hacedor de la paz con el sometimiento de los judíos y legitimado con profecías y milagros. En efecto, los historiadores de la época refieren la atribución a Vespasiano del cumplimiento de los antiguos vaticinios proféticos:

«Entre Judea y Siria esta el Carmelo, así se llama el monte y su divinidad protectora. Esta no posee, según la tradición de los antepasados, ni imagen ni templo, sino un altar donde la gente da culto a la divinidad. Cuando Vespasiano ofreció ahí sacrificios y expresó los deseos íntimos de su corazón, el sacerdote Basílides le dijo después de observar atentamente las entrañas de las víctimas: ‘Todo lo que anhelas, Vespasiano, sea construir un palacio, extender tus dominios o aumentar tu servidumbre, te será otorgado: una gran mansión, un territorio dilatado, multitud de servidores’. Pronto corrió la voz sobre estas palabras un tanto enigmáticas, y pronto fueron interpretadas, y el vaticinio estaba en boca de todo el pueblo» (Tácito, Historias 1,78,3s).

«Uno de los ilustres prisioneros de guerra distinguidos, Flavio Josefo, reiteró mientras lo maniataban que en breve iba a ser liberado por el propio Vespasiano, que para entonces sería ya emperador» (Suetonio, Vida de Vespasiano 5).

«Tú crees, Vespasiano, tener en Josefo a un simple prisionero de guerra, pero yo vengo a ti como vocero de grandes acontecimientos. Tú, Vespasiano, serás emperador y soberano universal, lo mismo que este hijo tuyo. Encadéname ahora más fuerte y resérvame para ti, porque tú, César, además de señor mío, lo serás de la tierra y el mar y de todo el género humano » (Flavio Josefo Guerra III, 400-402)

Los pseudomesías no serían, entonces, los líderes judíos en rebeldía contra los romanos (ni la descalificación iría contra las expectativas despertadas en torno a ellos). Al contrario, el texto criticaría la usurpación de las esperanzas religiosas por parte de los soberanos romanos que habían sofocado la rebelión. Esta interpretación se ajusta más a las tradiciones recogidas en Mc 13. Especialmente Daniel 7 describía el reinado del Hijo del Hombre que desbarataría el dominio de los sacrílegos poderes universales. Será la venida del Hijo del hombre, y no los desesperados intentos de los rebeldes, lo que acabe con la opresión.

El comienzo del Reinado de Dios

Después de mencionar las catástrofes y conflictos, Jesús invita a ver signos más seguros de la llegada del Reino. En una VISIÓN profética, a Jeremías se le mostraba lo que Dios estaba por realizar en la historia:

«¿Qué ves, Jeremías?». Yo respondí: «Veo una rama de almendro». Entonces el Señor me dijo: «Has visto bien, porque yo vigilo sobre mi palabra para realizarla» (Jer 1,11-12).

Al almendro en hebreo se lo llama literalmente VIGILANTE, porque es el primero en florecer, y así es el primer árbol en anunciar que llega la primavera.

Jesús ofrece el ejemplo de la higuera en el contexto de un discurso sobre la venida del Reino de Dios. El almendro da una alerta temprana, pero no infalible, pues avisa el primer calor, que, a veces, es seguido por una helada tardía. La higuera es más segura. Produce los brotes sólo cuando el calor se ha instalado y el verano se aproxima.

«Aprendan esta comparación, tomada de la higuera: cuando sus ramas se hacen flexibles y brotan las hojas, ustedes se dan cuenta de que se acerca el verano. Así también, cuando vean que suceden todas estas cosas, sepan que el fin está cerca, a la puerta… En cuanto a ese día y a la hora, nadie los conoce, ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, nadie sino el Padre» (Mc 13,28-32)

Jesús invita a ver que en la generación presente el Reino de Dios comienza a realizarse. Ya hay brotes: por eso no hay que desesperar de los frutos.

Por su parte Marcos evoca la parábola de los servidores que deben permanecer fieles en el trabajo encomendado, porque su señor puede llegar en cualquier momento (cf. Mt 24,43-44). Al portero, en cambio, se le pide permanecer despierto (Mc 13,34). Se estaría evocando implícitamente otra parábola; la del ladrón que llega por sorpresa:

«Si el dueño de casa supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladrón, velaría y no dejaría perforar las paredes de su casa. Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre vendrá a la hora menos pensada» (Mt 24,43-44).

Estar siempre acompañados de Jesús

Pablo usaba la misma imagen del ladrón en la noche:

«Ustedes mismos saben perfectamente que el Día del Señor ha de venir como un ladrón en la noche. Cuando digan: «PAZ y SEGURIDAD», entonces mismo, de repente, vendrá sobre ellos la ruina» (1 Tes 5,2-3).

La PAZ y SEGURIDAD habían asumido entre los romanos el estado de divinidades, y como tales se les rendía culto en los altares. Pablo desacralizaba así la autocomplacencia humana, afirmando que la tranquilidad sobre la que descansa cualquier ORDEN MUNDIAL (viejo o nuevo) sucumbirá ante un poder mayor.

Quedaría evidenciada la diferencia entre un Imperio humano (conquistador e injusto) y el Reinado divino (pacífico y justo).

Pero Jesús llama a mantenerse despiertos a los discípulos, porque los eligió precisamente para que «para que estuvieran con él» (Mc 3,14).

Cuando sus discípulos no fueron capaces de mantenerse despiertos en el huerto antes de la Pasión, Jesús les había dicho:

«Ahora pueden dormir y descansar… Ha llegado la hora en que el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los pecadores» (Mc 14,41).

Pero después de su resurrección, ellos tienen motivo para despertarse y mantenerse atentos. Quienes se mostraron débiles para acompañar a Jesús en sus sufrimientos son invitados a estar despiertos para acompañarlo definitivamente en su gloria

El Reino de Dios está llegando

«Y Jesús les hizo esta comparación: «Miren lo que sucede con la higuera o con cualquier otro árbol. Cuando comienza a echar brotes, ustedes se dan cuenta de que se acerca el verano. Así también, cuando vean que suceden todas estas cosas, sepan que el Reino de Dios está cerca.

Les aseguro que no pasará esta generación hasta que se cumpla todo. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán» (Lc 21,29-33).

La parábola sobre la higuera no es tanto un producto de la reflexión sapiencial, como de la inspiración profética. Ciertamente las comparaciones con los árboles siempre fueron útiles para describir actitudes humanas, de modo que se pudieran tomar decisiones sabias en la vida.

El libro de los jueces ofrece una parábola irónica sobre un israelita llamado Abimelek, que siente satisfacción por haber sido solicitado por los cananeos para regir su ciudad. Se lo compara con una zarza que es elegida como rey de los árboles, no por sus cualidades (es totalmente inútil), sino porque los árboles valiosos no accedieron al pedido; tenían cosas más importantes que hacer:

«Los árboles dijeron a la higuera: «Ven tú a reinar sobre nosotros». Pero la higuera les respondió: «¿Voy a renunciar a mi dulzura y a mi sabroso fruto, para ir a mecerme por encima de los árboles?» (Jue 9,10-11).

Diverso es el caso de la observación de Jeremías. No es la reflexión contemplativa de un sabio, que saca lecciones para la vida. Es una VISIÓN profética que muestra lo que Dios está por realizar en la historia:

«¿Qué ves, Jeremías?». Yo respondí: «Veo una rama de almendro». Entonces el Señor me dijo: «Has visto bien, porque yo vigilo sobre mi palabra para realizarla» (Jer 1,11-12).

Al almendro en hebreo se lo llama literalmente VIGILANTE, porque es el primero en florecer, y así es el primer árbol en anunciar que llega la primavera. La visión de Jeremías habla de un Dios atento en que se cumpla la palabra que anunció.

Jesús ofrece el ejemplo de la higuera en el contexto de un discurso sobre la venida del Reino de Dios. El almendro da una alerta temprana, pero no infalible, pues avisa el primer calor, que, a veces, es seguido por una helada tardía. La higuera es más segura. Produce los brotes cuando el calor se ha instalado y el verano se aproxima.

Jesús invita a ver signos más seguros que las catástrofes que tanto impresionan a las personas. Jesús invita a ver que en la generación presente el Reino de Dios comienza a realizarse. Ya hay brotes: no hay que desesperar de los frutos.

Cambio cualitativo: Pescadores de hombres

«Mientras caminaba a orillas del mar de Galilea, Jesús vio a dos hermanos: a Simón, llamado Pedro, y a su hermano Andrés, que echaban las redes al mar porque eran pescadores. Entonces les dijo: «Síganme, y yo los haré pescadores de hombres». Inmediatamente, ellos dejaron las redes y lo siguieron.

Continuando su camino, vio a otros dos hermanos: a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca de Zebedeo, su padre, arreglando las redes; y Jesús los llamó. Inmediatamente, ellos dejaron la barca y a su padre, y lo siguieron» (Mt 4,18-22).
.

Durante su actividad en Galilea comenzó a reunir­se en torno a Jesús un grupo de discípulos entre los que eligió, más tarde, a «doce para que estuvieran siempre con él» (Mc 3,14). No se trataba de una manera nueva o desconocida de proceder, ya que no sólo el Bautista había reu­nido su propio círculo de discípulos, sino que también los maestros de la Ley tenían a su alrededor un grupo de alumnos que los seguían para vivir con ellos.

Sin embargo hay una importante diferencia entre el modo de vinculación de los demás maestros de la Ley y sus respectivos alum­nos, por un lado, y entre Jesús y sus discípulos, por otro. Especialmente porque la ini­ciativa de llegar hasta cualquier rabí partía de los propios discípulos, que se sentían atraí­dos por la autoridad erudita de ese maestro que ellos mismos elegían:

«Rabán Gama­liel decía: consíguete un maestro, aléjate de la duda» (Mishná, Abot I,16).

Más tarde ellos podían cambiar libremente de maestro. Pero, en el caso de Jesús, era él quien convocaba per­sonalmente a cada uno de sus seguidores con su autori­dad carismática. Esto sucedía así porque Jesús reunía a sus discípulos como profeta y no como simple rabí.

Esto se puede advertir en los relatos de vocación de los primeros discípulos, que encontramos en el Evangelio. Los elementos estructurales se asemejan notablemente a los del llamado dirigido por el profeta Elías a Eliseo:

«Elías partió de allí y encontró a Eliseo, hijo de Safat, que estaba arando con doce yuntas delante de él, y él estaba con la duodécima. Elías fue a donde él estaba y le echó su manto encima. Inmediatamente dejó él los bueyes, corrió tras Elías y dijo: Permíte­me besar a mi padre y a mi madre, entonces te se­guiré. Y él dijo: Vé, vuélvete. ¿Qué te he hecho yo? … Después se levantó y fue tras Elías y le servía» (1 Re 19,19-21).

En ambos casos parecía ser el primer encuentro entre el que llamaba y los que eran llamados; tam­bién la tarea cotidiana era el ámbito en el que eran llamados los discípulos de ambos profetas, y la respuesta era siempre inmediata; la despedida de los padres era también una nota común.

La imagen de la pesca define un nuevo modo de vida, que parte de lo que ellos ya hacen. La vocación supone así CONTINUIDAD y RUPTURA a la vez. Pero también expresa la novedad del Evangelio. Porque la pesca aparecía en los oráculos de los profetas como imagen de la acción de Dios para castigar a los injustos. Nadie se puede escapar de sus anzuelos y redes:

«Yo voy a enviar numerosos pescadores -oráculo del Señor- y ellos los pescarán; después de esto, enviaré numerosos cazadores que los cazarán por todas las montañas y colinas, y hasta en las hendiduras de las rocas. Porque yo tengo los ojos fijos sobre todos sus caminos; ellos no se me ocultan, y su iniquidad no puede esconderse a mis ojos» (Jer 6,16-17).

«Así habla el Señor: Aquí estoy contra ti, Faraón, rey de Egipto, enorme dragón recostado en el cauce de sus Nilos, que dices: «El Nilo me pertenece, yo mismo me lo hice». Yo te pondré garfios en las mandíbulas, pegaré a tus escamas los peces de tus Nilos y te sacaré fuera de sus corrientes, con todos los peces de tus Nilos pegados a tus escamas. Te arrojaré en el desierto, a ti y a todos los peces de tus Nilos; quedarás tendido en pleno campo y no serás recogido ni enterrado. Te daré como pasto a las bestias de la tierra y a los pájaros del cielo» (Ez 29,3-5).

Los enviados de Jesús deberán realizar la misma tarea de búsqueda, revolviendo mares, pero para que los hombres sean encontrados por la misericordia de Dios.

Todo será para que Den Testimonio

Jesús hablaba a sus discípulos acerca de su venida: «Se levantará nación contra nación y reino contra reino. Habrá grandes terremotos; peste y hambre en muchas partes; se verán también fenómenos aterradores y grandes señales en cielo. Pero antes de todo eso, los detendrán, los perseguirán, los entregarán a las sinagogas y serán encarcelados; los llevarán ante reyes y gobernadores a causa de mi NOMBRE, y esto les sucederá para que puedan dar testimonio de mí.

Tengan bien presente que no deberán preparar su defensa, porque yo mismo les daré una elocuencia y una sabiduría que ninguno de sus adversarios podrá resistir ni contradecir.

Serán entregados hasta por sus propios padres y hermanos, por sus parientes y amigos; y a muchos de ustedes los matarán. Serán odiados por todos a causa de mi Nombre. Pero ni siquiera un cabello se les caerá de la cabeza. Gracias a la paciencia salvarán sus vidas» (Lc 21,10-19).

Lucas sabe que los discípulos de Jesús habían comenzado a ser identificados en la sociedad por su fe en el Ungido (gr. Khristos) de Dios:

«Fue en Antioquía, donde por primera vez los discípulos recibieron el NOMBRE de «cristianos» (Hech 11,26).
«Agripa contestó a Pablo: «¡Un poco más, y me convences que me haga cristiano!» (Hech 26,28).
«Si sufre por ser cristiano, que no se avergüence y glorifique a Dios por llevar ese NOMBRE» (1 Pe 4,16).
Cristiano es el modo con que se comienza a llamar en lengua griega a los discípulos. Significaría algo así como «mesianistas». Es una designación exterior, tal vez despectiva, que en todo el Nuevo Testamento aparece sólo 3 veces, siempre en labios de no creyentes. Cuando la carta 1 Pe 4,16 exhorta a no avergonzarse, está asumiendo con orgullo un nombre aplicado por la sociedad hostil.

Además, como primer biógrafo de los apóstoles, Lucas conoce el desenlace de sus vidas. Sabe, entonces, que el TESTIMONIO (martyrion) tiene un costo alto. Sin embargo, las últimas palabras de su obra no se detienen en describir el suplicio de Pablo, sino el cumplimiento de su misión:

«serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra» (Hech 1,8).
«Pablo vivió dos años enteros por sus propios medios, recibiendo a todos los que querían verlo, proclamando el Reino de Dios, y enseñando con toda libertad y sin encontrar ningún obstáculo, lo concerniente al Señor Jesucristo» (Hech 28,30-31).
Lucas mira el futuro con serenidad. Conoce las expectativas y ansiedades de los primeros creyentes, que miran al cielo en ausencia de Jesús (Hech 1,6-7). Pero los exhorta a que no se pregunten por la fecha del retorno de Jesús ni por las señales de su llegada.

A Lucas le interesa que los discípulos sean testigos de Jesús hasta los confines de la tierra. Para eso deben tener paciencia en sus sufrimientos y paciencia para «predicar en Nombre de Jesús a todas las naciones la conversión para el perdón de los pecados» (Lc 24,47).

El Fin no llegará tan pronto…

«Como algunos, hablando del Templo, decían que estaba adornado con hermosas piedras y ofrendas votivas, Jesús dijo: «De todo lo que ustedes contemplan, un día no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido».
Ellos le preguntaron» «Maestro, ¿cuándo tendrá lugar esto, y cuál será la señal de que va suceder?».
Jesús respondió: «Tengan cuidado, no se dejen engañar, porque muchos se presentarán en mi Nombre, diciendo: “Soy yo”, y también: “El tiempo está cerca”. No los sigan.
Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin» (Lc 21,5-9).
En este pasaje Jesús no refiere el final del Templo, como habían hecho otros profetas y él mismo en otra ocasión, al no reconocimiento del verdadero mensaje de paz. La referencia parece evocar, para los que quedaron deslumbrado por la magnífica construcción, que toda obra humana es perecedera. Así lo reconocería el historiador judío Flavio Josefo, que contempló la destrucción del Templo de Jerusalén:

«Aunque se deplore profunda y justicieramente la pérdida del edificio, la obra más admirable que se haya visto o se haya oído elogiar…, podrá ser un consuelo la idea de que el destino es igualmente inexorable con los seres animales, las obras de arte y los lugares consagrados» (Guerra Judía VI,4,8)

Por otra parte, en la época en que Lucas escribió, ya habían sucedido algunos desastres famosos, muy semejantes a los descritos por el Evangelio:

TERREMOTOS:
• [77 EC] Corinto fue destruida (Malalas 261) y varias ciudades de Chipre dañadas (Orosio 7,9,11).
• [79 EC] Pompeya y Herculano sepultadas por la erupción del Vesubio (Plinio el Joven, Epist. 6,16)

HAMBRE:
• [70 EC] Casos de canibalismo durante el sitio de Jerusalén (Josefo, Guerra VI,193-313).
• [79-81 EC] Una «peste de una magnitud nunca antes conocida» en tiempos de Tito (Suetonio, Tito 8).

PRODIGIOS EN EL CIELO:
• « Aparte de las numerosas vicisitudes en el mundo humano, había prodigios en el cielo y en la tierra, avisos mediante rayos, presagios de futuro de signo alegre o triste, dudoso o evidente» (Tácito, Historias I,3,2).

Todo eso sigue ocurriendo hoy. No es ninguna novedad, como pretende la predicación de algunos grupos apocalípticos.
Lo decisivo no serán los episodios de destrucción, sino la aparición de signos de «nueva creación». Tal fue la esperanza de los primeros creyentes. Y tal debe ser la motivación para vivir nosotros nuestro presente:

«Esperamos, según nos lo tiene prometido, nuevos cielos y nueva tierra, en lo que habite la justicia. Por lo tanto, queridos, en espera de estos acontecimientos, esforzaos por ser hallados en paz ante él, sin mancha y sin tacha» (2 Pe 3,13-14).

DAR todo lo que se tiene

«Levantado los ojos, Jesús vio a unos ricos que ponían sus ofrendas en el tesoro del Templo. Vio también a una viuda de condición muy humilde, que ponía dos pequeñas monedas de cobre, y dijo: «Les aseguro que esta pobre viuda ha dado más que a nadie. Porque todos los demás dieron como ofrenda algo de lo que les sobraba, pero ella, de su indigencia, dio todo lo que tenía para vivir» (Lc 21,1-4).

La enseñanza de Jesús, a partir de un hecho presenciado, se inserta en la tradición profética y sapiencial judía. El profeta Elías había pedido a una viuda cananea que le hiciera pan para él con lo único que tenía para vivir. No se trataba de una actitud insensible del profeta, sino una invitación a la CONFIANZA en el Dios providente:

«No temas. Entra y haz como has dicho, pero primero haz una torta pequeña para mí y tráemela, y luego la harás para ti y para tu hijo. Porque así habla YHWH, Dios de Israel: No se acabará la harina en la tinaja, no se agotará el aceite en la orza hasta el día en que YHWH conceda la lluvia sobre la haz de la tierra.

Ella se fue e hizo según la palabra de Elías, y comieron ella, él y su hijo. No se acabó la harina en la tinaja ni se agotó el aceite en la orza, según la palabra que YHWH había dicho por boca de Elías» (1 Re 17,13-16).

Un episodio semejante relata un comentario rabínico al Levítico, sobre un sacerdote que se ríe de la insignificancia de la ofrenda de harina de una viuda. El sueños Dios manifiesta al sacerdote:

«No la desprecies, porque es como una que se ha ofrecido a sí misma» (Levítico rabbá 3,107a).

La medida de la generosidad no está dada por la cantidad, sino en la PROPORCIÓN de la capacidad. Lo decisivo no es la magnitud de la ofrenda, sino los sentimientos hacia Dios:

«Es lo mismo que un hombre ofrezca mucho o poco con tal que el pensamiento del hombre esté dirigido a Dios» (Mishná Menajot 13,11).