Hablando… se soluciona muchas cosas (casi todo)

  • 💬 Hola, te estoy llamando porque las cosas se han complicado.
  • 🎣 ¿Qué ha sucedido?
  • 💬 Yo nunca pensé eso de ti, pero prefiero que todo lo que cuentan de ti sea mentira. Pero por el momento no quisiera ni siquiera verte.
  • 🎣 ¿No entiendo de qué me estás hablando?
  • 💬 No trates de disimular que ya sé todo de Ti, todo lo que has hecho.
  • 🎣 Me gustaría que pudiéramos conversar personalmente
  • 💬 Y todavía ¿no te da un poco de vergüenza que quieres conversar conmigo?
  • 🎣 La verdad no, por eso es que quisiera conversar y si es posible despejar las dudas que estamos teniendo mutuamente.
  • 💬 Espero que no sea una de tus escapatorias bien inventadas. 

(No fueron inventadas las excusas y ha comenzado la conversación… todo tiene un inicio difícil, pero cuando los interlocutores se abren al diálogo la interpretación de una misma acción puede ser muy distinta de lo que se pensó en otro momento)

Todos podemos tener un punto de vista distinto de la realidad. Las razones de cómo vemos la realidad tiene mucho que ver de los anteojos por los que estamos mirando.

Hace algunos días me ha tocado ser interlocutor de muchas entrevistas familiares, de negocios, resolución de conflictos, etc., y me quedo sorprendido la capacidad que puede tener la palabra para poder solucionar los problemas más difíciles.

Cuando llegaba el momento previo al encuentro embarga el miedo, la incertidumbre y a veces el desánimo de no enfrentar nuestra propia realidad y si es que no tenemos el valor para hacerlo terminamos huyendo o postergando para no sé cuando.

Hablar nos hace conectar con el otro, nos expone ante los demás de manera que lo que yo pienso los demás pueden saberlo. Hablar bien nos hace más humanos. Es tarea de todos los días ya que nuestras relaciones no es de un día, es de un encuentro incontable de oportunidades y los desafíos serán de la misma manera innumerables.

Hablar nos compromete. Hablar nos hace más humanos porque nos hace salir de nuestra mediocridad y nos manifestamos con aquello que es propio del ser humano: hablar.

Ante un problema:
El que no sabe y es un ignorante,
el que sabe y no dice nada es un miserable,
el que no sabe y dice algo es un criminal,
el que no sabe y no dice nada es un irresponsable con la realidad y
el que no quiere saber por no querer involucrarse con la realidad es poco humano.

Cuando por fin pude enfrentar mi propia realidad, mis propios desafíos y mis propios miedos hablando; encontré que tenía más temores que seguridades, que tenía más prejuicios de lo habitual y lo que pensaba que la otra persona podría tomarlo a mal ha sido un fantasma de humo que me estaba destruyendo y ahora creo que cada diálogo que he sostenido es una posibilidad para creer que la vida podría ser mejor cuando se comunica, cuando se dialoga, cuando se abre la puerta de la vida hacia los demás.

A los demás no los mires solo por la ventana de su vida, ve y toca la puerta y entabla un diálogo, apela al mejor argumento y ve decidido a respetar la postura de la otra persona lo cual implica que hay que estar dispuesto a perder. Cuando estés dispuesto a renunciar a un argumento menos sólido con respecto al de la otra persona verás que tu crecimiento es inevitable ya que escuchando se aprende, dialogando se limpia el paisaje, hablando nos hacemos entender que llevamos en el pecho un corazón que siente y en la cabeza un cerebro que piensa y un espíritu que urde armoniosamente estos sentimientos/pensamientos para exponerlos a los demás.

Al final me puedo dar cuenta que, cada vez que hablo con alguien, siempre salgo ganando 😃😄😃😄:
Ganando experiencia,
ganando amistades,
ganando correcciones,
ganando historias apasionantes,
ganando vida cualificada…

ganando tiempo bien compartido.

Hablando se solucionan problemas y basta con ser claros en los argumentos y corteses en el trato podremos ver que estamos configurados por palabras y dependerá nuestro medio en el que nos movemos de cuán agradable o desagradable lo hagamos en la medida que tratemos de la mejor manera posible a nuestros semejantes.

Nunca tengas miedo de hablar:
Si preguntas en clase, podrás tener una respuesta o no, pero te diste cuenta que te faltaba aprender.
Si expones tus dudas a tu pareja podrás hacerle saber que te importa y tú eres importante.
Si hablas de un tema y te faltan argumentos, para la próxima tendrás en cuenta que los demás tienen posturas más sólidas y podrías prepararte mejor.
Si hablas con aquellos que aparentan ser malgeniados podrás darte cuenta que a veces la ternura también está encapsulada en frascos no tan agradables.
Si hablas con los demás podrás encontrar lo que buscas o ayudar en lo que buscan los demás.

Los que no hablan por lo general tienen miedo a no tener la razón.

Que tengas un bendecido día… AVD

Si vas a juzgar a los demás, no peques…

  • Hola Juana, buenos días 
  • Buenos días Angélica
  • ¿Qué de novedades?
  • Aquí conversando con las amistades, he tenido algunos apuros últimamente
  • Desde hace mucho tiempo te veo muy ocupada y corriendo como si estuvieras metida en tantos asuntos.
  • Son asuntos personales
  • Pero, en qué estás metida mira que no sería bueno que estés en problemas. La gente no se calla de nada. 
  • Nada, todo va bien no te preocupes
  • ¿Acaso no confías en mí? Cuéntame que como bien sabes de mí no sale nada. 
  • No tiene importancia, todo está bien
  • Sabes, te cuento que toda la gente sabe lo de Justina y del marido que se anda robando. Dicen que ahora está saliendo con otro hombre. Es terrible lo que la gente habla de ella. 
  • Bueno, es su vida y sabrá lo que está haciendo
  • Pero eso no debería hacer. Es una mujer casada y debe dedicarse a su familia.
  • Ay amiga y cuando tú estabas en lo mismo, ¿Quién te dijo algo?
  • Bueno, lo mío fue diferente
  • ¿Fue un hombre casado o no? Así que si tienes una viga en tu ojo no mires la paja en el ojo ajeno. Con cariño amiga, tú eres la menos indicada para opinar sobre la vida de Justina. Tú también destruiste un matrimonio.
  • Mejor me voy, contigo no se puede conversar…

(Silencio… ups se hizo humo nuestra amiga)

Nadie está autorizado a juzgar si no ama lo suficiente… ¿Quién ama lo suficiente?

Cuando uno se pone como juez de su prójimo lo que saca a relucir es su falta de caridad, su falta de conocimiento personal y su amnesia de su propia realidad ya que todos en algún momento de nuestra vida hemos transitado por los rieles de las acciones malas, incorrectas, desacertadas o incorrectas.

Creo que la vida nos da lo que merecemos ya que ni estamos para ponernos como justicieros ni como cómplices de nuestro prójimo. La caridad y la verdad son las que tienen que primar en nuestras relaciones interpersonales. Como lo decía nuestro recordado Papa Benedicto XVI que una Caridad sin verdad es una fantasía de ayuda y una Verdad sin caridad es una justicia descarnada.

Métete en la vida de los demás si vas a construir… si es para destruir o criticar es mejor que te mantengas al margen.

Pienso que aunque estemos al borde de la santidad no nos pone con la autoridad suficiente para meternos en la vida de los demás y pensar que nuestra propia historia y la de los demás necesita ser reconciliada, necesita ser vista con ojos más misericordiosos, necesita abrirse a buscar soluciones a los problemas y no un problema para cada solución. A veces cuando nos miramos en el retrovisor de nuestra historia y pensamos que ya todo ha pasado, eso no quiere decir que nunca ha sucedido sino más bien deberíamos mirar con más humildad la vida y mucho más la vida de los demás.

Los demás te pedirán un consejo en la medida que tú no los juzgues como a un criminal sino que haciéndole ver su error puedan optar por caminos más prudentes. Si la vida nos ha ofrecido oportunidades para experimentar la vida desde otros ángulos y de esta has aprendido que todos podemos cometer errores, somos frágiles cuando hay menos personas que nos brinden su ayuda; comprende a los demás porque tal vez ellos se encuentran en ese estadio de su vida y tú solamente has pasado y estás en un escalón diferente.

Vivo convencido y convenciéndome que nunca estaré a la altura para poder juzgar a mis semejantes. Aunque mis pecados no los conozcan los demás soy consciente que he cometido faltas y eso cuenta ante los ojos de Dios porque me conoce en el fondo de mi alma.

Vivo agradecido porque de esta manera no podré usurpar el puesto que solo le corresponde al Creador. Mis errores me han puesto el freno a la boca y más provecho saco tratando de mejorar mi vida que justificando mis errores con los defectos de los demás.

Mal de muchos, consuelo de tontos…

Este refrán habla de la mediocridad cuando uno para justificar los errores termina por apuntar los defectos ajenos y nunca los propios.

Cuando tengas ganas de juzgar: 

  • Recuerda que al apuntar con un dedo a alguien, son tres los que te apuntan a ti… haz la prueba
  • Si estás sin pecado tira la primera piedra… de lo contrario podría rebotar sobre ti.
  • Si crees que todo el que peca, yerra o se equivoca debe ser castigado… cuál es el castigo que merecerías si fueras tú. 
  • Si no tienes nada que hacer, ora, reza, canta, baila, lee, haz deporte… pero no des demasiado deporte a tu lengua que al estar siempre irrigada se puede pasar del límite. 
  • La vida de los demás es tan sagrada como la tuya, no la destruyas. 
  • No juzgues a nadie recuerda que el mundo es redondo y no sabrás cuándo te toca ser la piedra de escándalo. Es mejor estar limpio al momento de caer a la piscina de lo contrario todos se quejarán de tu sola presencia. 
  • Elévate por encima de tus miserias y nunca sobre los demás. Es más gratificante llegar a la cima acompañado que empujando, pisando o quitando del camino a nuestros semejantes. 
  • Si la vida te está dando oportunidades para ser feliz, multiplica esa felicidad ayudando a los demás y no la pierdas haciéndoles infelices. 

Que tengas un buen fin de semana.

 

Con Cariño Adelmo VD.

 

Júntate con los amigos para brindar un café y habla de tu vida y escucha la suya. La de los demás sobra.

Se te ashe ashiii…

  • Buenos días su majestad… 
  • Buenos días mi rey…
  • ¿Cómo te encuentras?
  • Bien, con la ayuda de Dios
  • Sabes, te manda saludos Adelmo
  • ¿Perdón?, ¿quién es Él?
  • El joven que siempre te gustaba
  • Nunca me ha gustado, usted se equivoca
  • No te hagas, se te notaba cuando lo saludabas
  • La verdad nunca me ha interesado
  • Dice que te va a visitar pronto
  • ¿En serio?
  • Ya ves, te das cuenta… cuando hablo de él se te ashe ashiii... (una forma vulgar de decir, que se te hace así)

(*Adelmo es solo una referencia arbitraria para hacer provocador el artículo a ver si te ashe ashiii…😀😝😜)

Bueno, el diálogo antes citado es una forma cómo puedo adecuar esta frase que la he repetido en son de broma con algunos de mis familiares o amistades muy cercanas.

Yendo a la vida práctica, a quién no se le ha dado vueltas el estómago, sudado las manos, trabado la lengua, temblado las rodillas, le ha bailado los ojitos, etc., cuando ha estado al lado o frente de la persona por quien guarda algún sentimiento. Eso fue en el plano sentimental… pero también está la posibilidad de tener ese sentimiento de no saber a dónde meter la cara cuando algo nos salió mal o estar al lado de alguien que dijimos que no nos gustaría verlo, o cuando ves el examen y parece que te equivocaste de aula, tantas circunstancias… que se te ashe ashiiii… 😀😀😀😝😜

Creo que mientras transitemos por este mundo y no dejemos de sentir guardaremos en el baúl de la existencia esos recuerdos que nos remiten a nuestros años primaverales donde veíamos todo con alegría, esperanza, gozo, entusiasmo e incluso con alcanzar la realidad utópica que solo nos puede regalar la rica imaginación y con una pizca de pasión, locura y maravilla nos aventuraremos en los caudales del amor aunque para algunos juzgue que ya no es oportuno cuando para amar, sonreír y gozar… siempre será oportuno.

Afrontar la vida con pasión no es lo mismo que aventurarse con locura y desmesura sino que basta con tener una buena medida de buen ánimo, una arroba de buenas intenciones de gastar el tiempo haciendo felices a los demás podremos colorear la vida aunque el cielo amanezca gris.

Pienso que a veces nos contentamos con menudencias que nos ofrece el supuesto destino y de ahí no queremos hacer algo más. No es justo que mendiguemos alegría cuando somos capaces de crear nuestro propio teatro sin ensayos, nuestra tribuna con nuestro propio público, nuestro propio escenario donde somos protagonistas, nuestra propia historia que escribimos como mejor nos parezca. Podemos y debemos hacer una historia que nos guste recordar más tarde.

Haz lo que quieras y 

quiere lo que has hecho… 

No te extralimites, si tienes miedo para hacer algo: hazlo con miedo.

Vivo creyendo que la vida es un continuo riesgo y solo se sabe hasta donde vamos a poder llegar en la medida en que uno sale a la pista y baila con su pañuelo. Baila y canta la canción que tú te inventas y no te sometas al miedo. 

Sin ser temerario sé temeroso solo de Dios, de los demás acompáñate para lograr tus objetivos.

  • Si tiemblas por algo o alguien… manifiesta tu inquietud y aunque después temblarás el doble ya has dado el primer paso. 
  • Si tienes miedo a dar el examen es mejor que estudies y te des cuenta de cuán preparado estás y solo así podrás decirte que lo afrontaste; sabiendo que no siempre se gana.
  • Si piensas que participar es solo para ganar… si no ganas el premio, gana experiencia. Meta cumplida. 
  • Si al momento de dar lo mejor te salió algo no deseado, afróntalo; si mueres tendrás a más de uno que no te dejará morir en el olvido al hacer memoria que fuiste alguien que murió por sus ideales.
  • Si te enamoraste y no fuiste correspondido al menos después de haberlo manifestado sabrás que donde está seco difícilmente se puede cultivar algo… y peor aún el amor que necesita de terreno fértil.
  • Confróntate con tu realidad, es mucho más maravillosa que la paralizante imaginación pesimista que te atemoriza, te encierra y a veces te paraliza.
  • Si crees que alguna vez se te ashe ashiii cuéntanos…  

Eres la única persona en quien confío…

  • Hola, ¿cómo te encuentras? 
  • Yo me encuentro más o menos. ¿Te puedo contar algo…? ya que eres la única persona en quien confío.
  • Dime, ¿de qué se trata? aunque no merezco semejante halago y responsabilidad. 
  • Sabes, quisiera contarte algo muy personal ya que como tú muy bien sabes eres la única persona en quien confío, te tengo que decir algo.  
  • En verdad ¿es así como lo dices?. 

Esta es una típica conversación en la que depositan toda su supuesta confianza. 

Ha pasado algunos días y solo me doy cuenta que soy el último de la fila en las personas únicas que confía. 
Es muy curioso que hay personas que confían demasiado en demasiadas personas y al final se lamentan que todos conocen de su intimidad. 
Creo que la vida te va devolviendo lo que vas sembrando. Si siembras verdades es posible que tengas unas buenas amistades que quisieran confiarte su historia aunque no está del todo seguro que así lo sea; pero si te dedicas a perder tu tiempo inventando un universo paralelo lleno de mentiras e ilusiones tarde o temprano tus amigos se darán cuenta que es mejor guardarse los secretos a depositarlos en ti. En nuestra vida es necesario aprender a recoger lo que hemos sembrado, ser consecuentes al momento de cosechar. No podemos pensar que solo por confiar los demás van a valorar la vida que no les pertenece y la historia que nunca tuvieron. Ni por el hecho de proclamar-te mi boca es un sepulcro es suficiente para que los demás depositen lo sagrado de su vida.
Pienso que las experiencias no deben ser echadas al tacho. Si en algo te fue mal no vuelvas a repetir las mismas y lamentarte por lo mismo, crea tu mundo alternativo y no te ahogues en una situación que solo bastaría un esfuerzo para salir de ella. Cada momento de nuestra historia es muy valiosa y no es justo estar dando las perlas a los puercos. Se pierden tanto los puercos como las perlas. Valora tu vida, valorándote…👏
Vivo con la convicción que no todas las personas están listas para recibir el tesoro de tu historia. 
Es necesario ser selectivo. Ser selectivo ayudará a confiar solo aquello que quieres que sea conocido y dejar aquello que solo es conocido por Dios y por Ti. 
No es necesario andar contando a todo el mundo los detalles de menor importancia ya que en vano no se dijo Cría cuervos y te sacarán los ojos. 👀 👀
Mi más grato reconocimiento a quienes saben mucho de mí, me corrigen como soy, hablan de su vida y no de la mía, valoran mi historia tanto como la suya… de esas personas creo que son muy pocas en mi vida.

Confía:

  • En Dios por encima de todo
  • En Ti mismo, eres el primero que debe estar íntegramente unido.
  • En personas que tengan principios
  • En quienes amen mucho y se escandalicen poco. 
    Foto: Mi hermano y mi Padre. Año 2011