«Jesús entró nuevamente en una sinagoga, y había allí un hombre que tenía una mano paralizada. Los fariseos observaban atentamente a Jesús para ver si lo curaba en sábado, con el fin de acusarlo.

Jesús dijo al hombre de la mano paralizada: «Ven y colócate aquí delante».

Y les dijo: «¿Está permitido en sábado hacer el bien o el mal, salvar una vida o perderla?». Pero ellos callaron.

Entonces, dirigiendo sobre ellos una mirada llena de indignación y apenado por la dureza de sus corazones, dijo al hombre: «Extiende tu mano». El la extendió y su mano quedó curada.

Los fariseos salieron y se confabularon con los herodianos para buscar la forma de acabar con él» (Mc 3,1-6).

 

Entre los maestros de la Ley eran frecuentes las discusiones acerca de la interpretación de los mandamientos, porque siempre los preceptos tienen una formulación general que hay que aplicar en lo concreto de cada situación. De ahí que en algunas circunstancias puedan surgir dificultades para cumplir dos preceptos con sus respectivas exigencias. ¿Cuál es la voluntad de Dios, observar el descanso sabático que prescribe la Ley o atender la salud y la vida de las personas, que también es una exigencia de la Ley?

Así se hace necesario establecer una jerarquía de obediencia, donde se privilegia el cumplimiento del precepto que se considera más importante. En el caso del precepto del descanso sabático los maestros de la Ley aceptaban como excepción aquellas situaciones en que peligraba la propia vida o en las que se seguiría la muerte de alguna persona si no se le prestaba ayuda:

«si una persona siente dolores en la garganta, se le puede dar una medicina por vía bucal en día de sábado, ya que hay peligro de vida y todo peligro de vida desplaza el sábado» (Mishná Yomá VIII,6).

Esta interpretación prudente de la Ley se fundaba en un principio, que es muy semejante al que invoca Jesús.

El criterio de la vida hombre como realidad sagrada que debe custodiarse es lo que permite ordenar la prioridad del cumplimiento. Jesús no declara la abolición de los preceptos rituales, pero los subordina a los preceptos de carácter ético, como la misericordia y el amor al prójimo. En este sentido Jesús se situó dentro de la tradición profética:

«Porque yo quiero amor, no sacrificio, conocimiento de Dios, más que holocaustos» (Os 6,6).